Consecuencias del consumo de alcohol durante el embarazo

Beber alcohol en cualquier momento del embarazo puede tener graves problemas de salud para el bebé. Aunque no existen estudios claros sobre el consumo moderado de alcohol, sí es contundente la afirmación de que las embarazadas alcóholicas o que mantienen un consumo alto durante su embarazo están poniendo en grave peligro la salud y la vida de su hijo.

Cuando la mujer embarazada bebe alcohol, esta sustancia que pasa a la sangre llega rápidamente al bebé a través de la placenta y el cordón umbilical al bebé. Por ello, beber cualquier cantidad de alcohol en cualquier momento del embarazo puede perjudicar el cerebro y otros órganos en crecimiento del feto. Por tanto, no se ha demostrado que sea seguro beber una cierta cantidad de alcohol en algún momento del embarazo.

Trastorno del espectro alcohólico fetal

El término que engloba todos los efectos que pueden aparecer en las personas cuyas madres consumieron alcohol durante el embarazo se denomina trastorno del espectro alcohólico fetal.

Este trastorno abarca un gran número de afecciones entre las que se encuentra el síndrome alcohólico fetal, el síndrome alcohólico fetal parcial, el trastorno del desarrollo neurológico y defectos de nacimiento relacionados con el alcohol.

El síndrome alcohólico fetal es el más severo de todos ellos, entre las personas que lo padecen podemos encontrar afecciones bastantes importantes como pueden ser anomalías en la cara, peso y altura más bajo de lo normal y anomalías del sistema nervioso central.

Cuando no es posible dar un diagnóstico completo de síndrome alcohólico fetal pero se comprueba que el individuo presenta algunas alteraciones de las mencionadas anteriormente y que la madre consumió alcohol durante el embarazo, se dice que presenta un síndrome alcohólico fetal parcial.

También se encuentran niños que no presentan las alteraciones específicas del Síndrome alcohólico fetal, pero si tienen problemas relacionados con la formación y el funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso, apareciendo en ellos discapacidades intelectuales, problemas de conducta o aprendizaje y alteraciones de los nervios y del cerebro.

Otra consecuencia del consumo de alcohol durante el embarazo son los defectos de nacimiento, siendo estos el mal desarrollo y funcionamiento de los órganos (corazón, riñón, audición, visión y huesos).

Estos trastornos se pueden prevenir en un 100% si la mujer no consume bebidas alcohólicas durante el embarazo, ya que el alcohol pasa a la placenta y la sangre del bebe, provocando todas las alteraciones mencionadas anteriormente.

El tratamiento para los trastornos de espectro alcohólico fetal no es igual en todos los niños. Estos tratamientos incluyen servicios de desarrollo, intervenciones educativas, modificación de la conducta, entrenamiento de destrezas sociales, terapias médicas, referencia de servicios de apoyo en la comunidad, etc.

Aunque los trastornos del espectro alcohólico fetal son de por vida, es muy importante identificar a los niños que los sufren, ya que una temprana identificación y participación en el tratamiento mejora significativamente su vida.

¿Cómo proteger al bebé del alcohol durante el embarazo?

Si la mujer no bebe alcohol durante el embarazo, su bebé no tendrá trastornos del espectro alcohólico fetal ni otros problemas de salud causados por esta sustancia. Por ello, si está embarazada o pensando en quedarse embarazada, no beba alcohol.

Si necesita ayuda para dejar de beber, puede hablar con un profesional sobre los programas de tratamiento de alcoholismo. Otros consejos son deshacerse de todo el alcohol que tenga en casa, evitar lugares en los que antes consumía más alcohol como fiestas y bares, y avisar y pedir ayuda a su pareja y amigos sobre su decisión de no beber alcohol durante los nueve meses de embarazo.


aequilibrium

aequilibrium

Autovía A-44 Km. 67
Campillo de Arenas - 23130 (Jaén).

Tel.: +34 (953) 309 037
www.residenciaequilibrium.es

Publicidad