La importancia de la intervención familiar en el tratamiento de adicciones

Los psicoterapeutas no siempre muestran uninamidad en si es aconsejable o no incluir a las familias en el tratamiento de los diversos problemas que se tratan. No obstante, cuando se habla del tratamiento de adicciones, todos están de acuerdo en que la intervención de la familia del paciente es clave para entender y tratar el problema de la adicción. Por este motivo, en la Residencia Aequilibrium se le da tanta importancia a las terapias familiares en el tratamiento de la deshabituación.

En un principio, cuando se entendía que la adicción era una desgracia que caía sobre toda la familia del paciente, la atención familiar se limitaba a mostrarles apoyo y atenderla en su sufrimiento.

 

Con el tiempo, los expertos se han dado cuenta de que ofrecer asesoramiento y escuchar a las familias es importante, pero que hablar sobre un problema no era intervenir en él. La intervención es lo que realmente hace efectiva la implicación familiar en el tratamiento de las adicciones, intervenir sobre cada miembro de la familia implica considerarlo parte del problema y por tanto esencial en la resolución del mismo.

Las personas adictas no son las únicas que en el tratamiento necesitan aprender una serie de estrategias para cambiar su forma de relación con él mismo, con el mundo y con sus adicciones. El resto de la familia también requiere un tipo especial de intervenciones que normalmente no se ofrecen en los tratamientos estándar de adicciones.

¿Qué ventajas tiene la intervención familiar?

La adicción no siempre es resultado de una historia familiar conflictiva, otras veces surge en familias completamente normales con una historia de educación adecuada. Cuando la familia de un adicto es problemática y conflictiva es muy importante empezar la terapia también junto a ella. En el caso de no ser así, la disposición al tratamiento familiar puede ser más fácil redefinir el problema y solventarlo. Sea cual sea el papel de la familia en el origen de la adicción, cuando el problema se vuelve evidente la familia sufre, y este sufrimiento es ya una razón para percibir ayuda profesional.

Centrar el problema en las dificultades en la relación familiar que en ese momento pueden existir y en los problemas que ello provoca permite la posibilidad de iniciar un tratamiento, independientemente de si el adicto reconoce o no que la droga está provocando algún tipo de daño en su cuerpo y mente.

Para enfrentarse a este problema, la familia necesitará como el adicto una gran cantidad de información sobre el trastorno, su origen, los peligros y su curso para enfrentarse al problema.

Las familias tratarán de poner en marcha todos los recursos que estén en su mano para ayudar al adicto, pero esto no siempre saldrá bien, por lo que es importante organizar esfuerzos, descartar estrategias improductivas y potenciar las productivas junto a un especialista.

Cuando una familia es bien atendida se convierte en la mejor garantía de continuidad en el tratamiento de los adictos, incluso más que un adicto bien atendido.

Diversos estudios avalan que los resultados terapéuticos de la intervención familiar son superiores cuando se comparan con los tratamientos que solamente utilizan orientación y asesoramiento en el área familiar.


aequilibrium

aequilibrium

Autovía A-44 Km. 67
Campillo de Arenas - 23130 (Jaén).

Tel.: +34 (953) 309 037
www.residenciaequilibrium.es

Publicidad