El Congreso se compromete con la erradicación de la mutilación femenina en el Día Internacional contra esta práctica

El Congreso se comprometió ayer, con motivo de la celebración del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, a perfeccionar los mecanismos que permitan desarrollar políticas públicas enfocadas a erradicar esta práctica en España.

   A través de una declaración institucional, leída por la secretaria primera de la Cámara Baja, la diputada del PP Alicia Sánchez Camacho, durante la sesión del Pleno, la institución ha destacado que en 2016 eran 18.400 las niñas y mujeres que en el país se encontraban en riesgo de ser mutiladas, mientras que en todo el mundo, se contabiliza que son 40 millones las víctimas de esta "forma de violencia".

   "La mutilación genital femenina es una práctica que supone violencia contra las mujeres que la sufren y afecta a la salud física, psicológica, sexual y reproductiva. Es una violación de los derechos humanos y una forma de violencia que constituye la manifestación de una gran discriminación por razón de género, ya que es una acto de violencia contra mujeres y niñas sólo por el hecho de serlo", denuncia el texto

UNA VIOLENCIA DENTRO DEL PACTO DE ESTADO

   Por ello, el Congreso apuesta porque las medidas a tomar en esta materia "deben pasar por un reforzamiento de la formación en prevención y erradicación con perspectiva intercultural y de género" y aboga por "modelos de intervención que impliquen a las familias de las niñas o mujeres que pudieran verse afectadas".

   Del mismo modo, reclama un fortalecimiento se los servicios de salud públicos "para que eviten la mutilación genital femenina y trate las complicaciones que causa".

   Por último, la Cámara Baja se ha comprometido con el desarrollo de medidas legislativas "que pongan en el centro las vidas de las niñas y de las mujeres en riesgo de sufrir" mutilaciones. En este sentido, la declaración institucional recuerda que en el Congreso se ha aprobado el Pacto de Estado contra la Violencia de Género, en el que, "por primera vez, se hace mención de esta práctica como parte de la violencia patriarcal que sufren las mujeres".