Esta ola de calor puede provocar problemas de salud como calambres, deshidratación, insolación o golpes de calor

Las temperaturas extremas, que en algunos puntos de Andalucía están llegando a los 45 grados, son protagonistas de una ola de calor que ha obligado a activar la alerta roja en varias provincias entre ellas Granada.

Meteorología mantiene en alerta a un total de veintisiete provincias de 10 comunidades por altas temperaturas, con mayor intensidad en Granada, Córdoba y Jaén, donde hay alerta roja (riesgo extremo), mientras que en Cádiz, Huelva, Sevilla, Albacete, Ciudad Real, Valencia, Badajoz, Cáceres y Murcia están en alerta naranja por valores cercanos a los 40 grados.

Según datos de la Aemet, en el aeropuerto de Granada se registraron ayer 45,5 grados a las 17:00; se han alcanzado 45 grados en la estación de La Roda de Andalucía (en Sevilla) a las 15:50; 44,6 en el aeropuerto de Córdoba a las 17:10; y 43,8 grados en Loja (Granada) a las 15:10.

Hoy será el día en que la ola de calor llegue a más territorio peninsular y con temperaturas más altas, según ha explicado a EFE Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), quien ha pronosticado que a partir de mañana viernes empezarán a remitir los valores extremos.

Las noches también serán muy calurosas: son las llamadas "noches tropicales" (temperaturas por encima de los 20 grados), sobre todo en Sevilla, Jaén y Córdoba, donde los termómetros no bajarán de los 25 grados centígrados, seguidas de Barcelona con 24 grados y de las provincias extremeñas y valencianas, con valores por encima de los 22 grados.

En el centro peninsular, Madrid marcará 21 grados de mínima, valor similar al de Toledo, con 22 grados.

Por el contrario, la noche más fresca la pasarán en Vitoria con apenas 11 grados, Burgos con 12 grados, Pamplona con 13 grados y Pontevedra con 14 grados.

A partir del fin de semana no está previsto continuar con el aviso de ola de calor, aunque hay que observar "con precaución y cautela" la evolución de la atmósfera, ha apuntado la portavoz.

Durante el sábado y el domingo, los valores diurnos aumentarán en el norte de la península y bajarán en el sur, aunque todavía persistirán valores superiores a los normales en algunas zonas del Guadalquivir, del sur de Extremadura y del interior peninsular.

El actual episodio de calor puede provocar problemas de salud como calambres, deshidratación, insolación o golpes de calor, un impacto que sufren sobre todo los más mayores o con patologías crónicas, por lo que es importante saber cómo protegerse, recuerde hidratarse bien y no salir en las horas de más calor.